• Los gobiernos y las instituciones abusan de la memoria y los monumentos para su beneficio político en lugar de apoyar justicia y reparaciones. Esto incrementa artificialmente los costos de la construcción de los memoriales, negando así nuestro acceso al derecho a la memoria.
•  El proyecto de Memorial Disperso apoya el acceso al derecho a la memoria de las víctimas de violaciones de los derechos humanos mediante la elaboración de un kit modular y autoconstruido de bajo costo y una plataforma colaborativa de testimonios.
• El Memorial Disperso tiene 3 fases: 1-Prototipo, 2-Pruebas beta y 3-Lanzamiento. Completamos la Fase 1 con #UnLugarParaDespedirte en otoño de 2020 y actualmente estamos buscando colaboradores y patrocinadores para desarrollar la Fase 2 desde la primavera de 2022.
¿CÓMO SURGE EL MEMORIAL DISPERSO?
El Memorial Disperso se inspira en el proyecto Stolpersteine y en la memoria de protesta, y sigue conceptos clave del giro transcultural en los estudios de la memoria, en particular la memoria multidireccional de Michael Rothberg. Este proyecto trata de contrarrestar los desafíos de la atención a las víctimas proponiendo un memorial de bajo costo, modular y autoconstruido con la ayuda de tecnologías de realidad mixta, que permita sanar las diferencias entre las víctimas atendidas y desatendidas.
¿POR QUÉ ES IMPORTANTE?
Los gobiernos aumentan artificialmente los costos políticos y económicos de la construcción de memoriales y, de ese modo, niegan a víctimas de violaciones a derechos humanos–y a las organizaciones que las acompañan–el acceso a su derecho a la memoria. Bajo la percepción de que los recursos para la memorialización son limitados, los gobiernos seleccionan a cuáles víctimas se les concede acceso a esos derechos. Al dividir a las víctimas entre las que se les atiende frente a las que no, los gobiernos se reapropian tanto del poder como de la memoria, lo que socava la función de los memoriales y la protesta.
¿CÓMO FUNCIONA?
El Memorial Disperso completó su primera fase en otoño de 2020, en la que se desplegaron prototipos en México, Estados Unidos y Alemania. Cada prototipo es un kit de bricolaje plano enviado a las comunidades por correo, que se construye fácilmente en su destino para convertirse en el hardware del proyecto: una pieza de mobiliario urbano. El componente de software se accede a través de un código QR embebido que da acceso a una plataforma de desarrollo en la que se pueden aportar testimonios. Los participantes construyen colectivamente una base de datos en la que se facilita la conexión y la colaboración–no la competencia–entre diversas comunidades y culturas.

You may also like

Back to Top